Introducción general a Siluriformes (Peces Gato)

Introducción
Los peces gato constituyen un grupo bastante numeroso donde faltan especies por describir pero que actualmente consta de más de 2000 especies que se agrupan en más de 400 géneros diferentes y 33 familias. Como ya suele pasar con las denominaciones genéricas, el nombre de “pez gato” carece de valor taxonómico, y resulta más apropiado usar el término de siluriformes, que es el nombre técnico con el que la sistemática reconoce a este grupo de peces.
Dentro de este extenso orden, encontramos representantes en las aguas continentales tropicales y templadas de todo el mundo e incluso en zonas de climas fríos, pero lo más sorprendente y que mucha gente desconoce, es que también existen dos familias (Plotósidos y Ariidos) que viven en el mar y aguas salobres.
Aparte de ocupar el mar y las aguas continentales, los siluriformes han evolucionado para adaptarse a los más diversos nichos ecológicos dentro de los hábitats fluviales. Algunos prefieren los arroyos de curso rápido, otros las aguas estancadas e incluso tenemos representantes que prefieren las aguas pantanosas donde abundan los detritus y hay escasez de oxígeno, aprovechando que presentan mecanismos accesorios a la respiración branquial.
Dentro de los siluriformes, nos encontramos con especies de tamaño cuanto menos gigantesco para un pez de agua dulce como el famoso siluro introducido en el Ebro (Silurus glanis) que puede llegar a los cuatro metros de longitud y pesar 300 Kg.

Acuario para siluriformes
Los peces gato por sus cualidades como “limpiadores de fondo”, “basureros”, “limpiacristales”… e introducidos en los clásicos acuarios comunitarios, pero no siempre se eligen a las especies más adecuadas para un acuario comunitario y después, el aficionado se encuentra con problemas.
Los consejos que os vamos a dar en principio van destinados al mantenimiento exclusivo de peces gato, lo que sería un acuario específico para ellos. De todos modos, los podéis extrapolar a un acuario comunitario si es necesario, siempre que tengáis en cuenta las necesidades de todos los habitantes y no sólo las de los siluriformes.

Tamaño
El tamaño del acuario está directamente relacionado con el tamaño de los peces gato que vayáis a mantener. Pensad que existen especies diminutas como las Corydora pymaeus o gigantescas como el pez gato de cola roja amazónico (Phractocephalus hemioliopterus), así que el tamaño adulto es algo que siempre deberéis tener presente.
Debéis tener en cuenta que hay siluriformes que no tienen problema estando solos, pero en cambio, hay otros de costumbres gregarias tales como Corydoras, Pimeloduspictus, etc… que se sentirán mejor con la presencia de sus congéneres, y esto lo debéis tener en cuenta en la elección del tamaño del acuario.

Decoración
Tipo: troncos, rocas, gravas, etc… Os recomendamos los materiales naturales.
Los troncos naturales son especialmente importantes cuando se mantienen loricáridos en el acuario, es decir, todo esa gran familia de peces con boca en forma de ventosa y es muy importante para que puedan llevar a cabo una buena digestión de los alimentos.
Aparte de esto, sobre los troncos suele crecer un biofilm (capa de multitud de microorganismos) que les sirve como alimento, y se ha comprobado que en acuarios con abundante “madera”, aún habiendo plantas naturales, los loricáridos no las dañan buscando una fuente de celulosa.
Algunos aficionados prefieren las rocas a los troncos, si bien éstas sólo cumplen un papel meramente decorativo y como escondite, pero nadie va alimentarse de ellas directamente. Nosotros preferimos los troncos a las rocas para decorar un acuario de este tipo, pero esto no quita que predominando troncos, no puedan haber algunas rocas complementando la decoración sin cantos punzantes-cortantes. Ya sabéis que contra gustos no hay nada escrito, siempre que se tenga en cuenta el bienestar de los animales.
Para acabar con la decoración, nos toca hablar del sustrato. Existen en el mercado multitud de materiales que podéis utilizar para recubrir el suelo de vuestro acuario, pero sólo los que tengan unas características determinadas, podrán satisfacer las necesidades de algunos de nuestros amigos los peces gato.
La norma que debe imperar en la elección del sustrato es que éste no tenga cantos afilados (roca volcánica, por ejemplo). La razón es que se comporta como una cuchilla y lastimará la boca de los siluriformes cuando busquen comida sobre él. Así que para evitar que nuestros peces aparezcan con los barbillones ensangrentados, mejor evitémoslo desde un principio.
Si los siluriformes que van a pueblar vuestro acuario serán del tipo ramoneador, es decir, tipo Corydoras y afines, el mejor sustrato que podéis colocar, es uno de grano fino (no superior a 3 mm.). Estos animales, como ya os comentamos un poco más arriba, buscan su alimento removiendo el sustrato con ayuda de sus eficaces barbillones, así que un acuario con un sustrato fino es un paraíso para ellos.
Ahora bien, de nada sirve montar un acuario con arena fina si después colocáis tantas plantas que los pobres peces gato no tienen ni espacio para realizar su pasatiempo preferido que es escarbar en el sedimento. Así que os recomendamos que dejéis en vuestro acuario zonas sin vegetación a modo de “playas de arena fina” como zonas de ocio para vuestros gatos.
No os preocupéis por el acumulo de detritus en el sedimento, teniendo este ejército de limpiadores, ellos se encargarán que éstos no se acumulen y os mantendrán un suelo sano.

Plantas
Aunque siempre se habla de la incompatibilidad de los siluriformes con las plantas, lo cierto es que plantas y peces gato son perfectamente compatibles, y tan sólo se trata de hacer una buena combinación.
Algunos no tienen ni en sus hábitos alimentarios las plantas o las algas, así que con éstos la única precaución a tomar es que las plantas sean fuertes para soportar los golpes de cola que les puedan dar cuando se mueven. Estos peces serían: ictalúridos, cláridos, etc… y las plantas que pueden soportar sus embestidas, son aquellas dotadas de potente aparato radicular tales como: Vallisneria, Crinum, Echinodorus, Anubias, etc… lógicamente, antes de introducir los peces, deberéis esperar a que las plantas arraiguen en un sustrato, en este caso, con granulometría de 5 mm por lo menos.
Aún teniendo especies de costumbres raspadoras y boca en ventosa, sean o no estrictamente vegetarianas, pero que utilicen este sistema para obtener su alimento tales como miembros de la familia de los loricáridos, no tienen porque ser un impedimento para mantener un acuario ni que sea con unas pocas plantas, y más cuando estamos hablando de los ejemplares de talla pequeña-media.
Es cierto que con los loricáridos de gran tamaño (excepcionalmente también los de tamaños más pequeños), aún haciendo las recomendaciones que un poco más abajo os damos, difícilmente vais a conseguir que la convivencia tenga éxito, dadas sus grandes bocas que incluso, involuntariamente, pueden raspar demasiado las hojas de vuestras plantas.Sepáis que existen plantas cuyas hojas presentan un sabor desagradable tales como: cebollas de agua (Crinum), anubias, helecho de Java (Microsorium pteropus), etc… que se convierten en bocados menos apetecibles que las plantas clásicas, y son las que tienen más números de aguantar en estos casos.
Las recomendaciones que os podemos dar para evitar en lo posible que vuestras plantas sean dañadas cuando mantenéis con ellas loricáridos son:
1. Colocar troncos naturales en el acuario: mopani, etc…
2. Suministrar periódicamente: pastillas de spirulina, espinacas, guisantes machacados, etc…
3. Si es vuestra intención mantener un acuario exuberantemente plantado, os recomendamos que escojáis especies de tamaño pequeño tales como el género Otocinclus.

Filtración
No es lo mismo mantener un acuario con peces pequeños o de hábitos ramoneadores, que uno con peces gato depredadores, así que en función del tipo de peces que mantengáis, deberéis elegir un sistema de filtración más potente o menos.
Os desaconsejamos sea cual sea el caso, la elección de filtros de placas clásicos, puesto que acumulan una gran cantidad de detritus en el sustrato y son tediosos de mantener en buenas condiciones, especialmente cuando hablamos de acuarios grandes.
Nuestras preferencias en los sistemas de filtración, siempre que se puedan instalar, son los filtros exteriores o los situados lateralmente en uno de los costados del acuario. De todos modos, si éstos no pueden ser instalados por cualquiera que sea el motivo, al menos os recomendamos que elijáis un filtro interior que combine la esponja típica con la posibilidad de colocar otro material de filtración (carbón activo, etc…) en algún apartado.
Aunque no hemos hablado de los filtros de mochila, éstos también son recomendables e incluso los pondríamos en la lista a elegir por delante de los clásicos filtros interiores que os acabamos de comentar, dada su fácil limpieza y que no ocupan espacio en el acuario.
Como os hemos dicho al principio, dependiendo del tipo de peces que mantengáis deberéis optar por una bomba más potente o menos. Podéis seguir la recomendación de 2,5 veces el volumen de vuestro acuario cada hora (litros/hora), pero en caso de tener especies muy movidas o de hábitos depredadores, lo mejor es que coloquéis una bomba de tamaño superior para garantizarles una buena calidad de agua.

Calefacción
No todos los peces gato son tropicales, así que debéis informaros del rango de temperaturas que tolera la especie que deseáis mantener para poder ofrecerle las condiciones térmicas que necesita.

Shares
tienda de reptiles y acuariofília
Dirección: Plaça Marcet nº10-12, en Sabadell.
Teléfono: 937 15 53 97.
Email: info@tierraexotica.es
instagram Tierra exótica facebook tierra exotica